Cuidando de los seres queridos

Cuidando de seres queridos que padecen de incontinencia

La incontinencia puede ser un problema preocupante y también un tema tabú. Hombres con incontinencia a menudo ocultan su sufrimiento, temiendo que amigos, compañeros o miembros de su familia se enteren; algunos incluso deciden abandonar su vida social.

Si quiere a una persona que padece de incontinencia podrá ayudarle aceptando su enfermedad. Anímele a que hable abiertamente sobre su problema y dígale que ésto no afecta a la imagen que tiene de él.

Vivir con la incontinencia

Aprender a controlar la vejiga representa un paso importante en el desarrollo de un niño. Esta asociación hace que para adultos resulte difícil aceptar que han perdido esta capacidad, ya que temen que esté relacionado con su salud mental o su aptitud física.

Muchos hombres que padecen de incontinencia sienten vergüenza por su condición y temen que las personas de su entorno se den cuenta de su pérdida de control, apreciando manchas o sintiendo el olor a orina. Es un motivo por el que empiezan a evitar actividades sociales y retirarse de la interacción con otros.

Contrariamente a mujeres, que suelen emplear frecuentemente productos de cuidado personal, los hombres tienden a considerar la incontinencia como afección de su autoimagen, siendo renuentes a hablar sobre el problema. Con ello es mucho más probable que padezcan de una depresión.

Por lo tanto, hablar con una persona querida sobre su incontinencia y abordar este problema es lo mejor que puede hacer. La simpatía y la consideración de sus amigos y familiares pueden ayudar a los hombres a abrirse y buscar tratamiento. Si visitan a su médico de cabecera pueden obtener un diagnóstico que les ayude a conseguir el tratamiento adecuado y encontrar los artículos para la incontinencia que se adapten a sus necesidades.

leer más

Usted no es el único.
Únase a nuestra comunidad